11.3.10

...

Me acaba de venir un olor a crema bronceadora que en la playa me habría asqueado, pero en una oficina gris, llena de jerseys de rayas y poliéster, con abrigos y bufandas colgando de percheros, y el cielo gris en las escasas ventanas que llego a ver, me ha llevado al mar. A una playa de arena fina, rodeada de verde que llega hasta el mar. Me levanto y me sacudo la arena del cuerpo, camino a tomar algo frío al chiringuito, pero está cerrado, me llama mi jefa, tengo que ponerme a trabajar.

13 Enero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen