11.3.10

El hombre ligero

He conocido a un hombre de personalidad arrolladora. Lleva camisas brillantes que descubren su largo y estilizado cuello. Sonríe enseñando un diente de oro que destella mientras guiña y camina. Tiene el pelo brillante y algo cano, y las manos finas con dedos largos. A veces se cubre con amplios abrigos, y se apoya en el paraguas que choca con las líneas de los pasos de cebra. Sus movimientos suenan. Su pasar huele dulce y frío. Las chicas le sonríen, algunas le saludan. Pero él nunca se para. Siempre camina hacia algún sitio. Por eso le he conocido. Porque es rápido, ligero, y siempre pasajero.

22 Enero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen