11.3.10

Entrevista en la lavadora

La primera vez que hice una entrevista era para un periódico en el que hice prácticas. Me dieron una grabadora con un chisme hiper cutre que se pegaba al teléfono como una ventosa, y la hice desde casa. En mi casa, el teléfono estaba encima de la lavadora. Yo tenía que llamar a María Teresa Campos y no sabía nada de ella. Así que mi madre, que estaba haciendo la casa, me soplaba las preguntas. La lavadora estaba puesta, y yo encima tenía mis papeles con algunas preguntas, que saltaban encima del aparato mientras yo escuchaba a aquella señora contestar las preguntas de mi madre.
La entrevista se publicó en el suplemento de televisión. La foto de la Campos salió toda en azules porque mandé los fotolitos confundidos, y la temática era la siguiente:¿por qué María Teresa se decanta más por el traje de chaqueta? ¿por qué se lleva tan mal con no sé qué periodista? ¿por qué tiene el morro de meter a su hija en la tele cuando no vale ni pa tacos de escopeta? Firmé mi primera entrevista publicada en un medio nacional con el nombre de mi madre. Y todavía recuerdo la pedazo de bronca que me echó. Me prohibió volver a hacer entrevistas desde su lavadora.

21 Noviembre 2002

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen