11.3.10

Mujer helicóptero

Esta mañana se me ha caído un helicóptero encima. La verdad es que ha estado curioso. Porque justo iba pensando que no me gustaba nada la ropa que llevaba y me he ahorrado el paseo para cambiarme. Y mi portera está encantada. En lugar de barrer la acera, llama al telefonillo y me pide que aterrice. Ahora, aunque ocupo más, puedo ver las copas de los árboles y despeinar a mi antojo a las señoras que pasean por la calle.

14 Enero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen