11.3.10

No ver

No puedo despegarme las manos de los ojos. Ni siquiera consigo separar los dedos para poder ver entre ellos. No sé si es de día o de noche, si estoy solo o acompañado. Ni siquiera sé si estoy feliz o me siento desgraciado. Ahora sólo quiero ver, tocar, y no hacerme cosquillas al parpadear.

20 Diciembre 2002

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen