11.3.10

Salvaje

Camino por una selva tropical. Voy descalza, estoy desnuda, tengo cuerpo de niña y movimientos de animal. Avanzo silenciosa, tengo hambre y necesito cazar. Me escondo entre las plantas, descubro una fiera y me dispongo a atacar. Trepo lentamente por un árbol, me lanzo encima y le clavo los colmillos en la yugular. Luchamos revolcándonos, saco toda mi fuerza, ella la suya, nos devoramos, yo su cola, ella mis pies, vamos tragando, engullendo, hasta que mi cuerpo entero está en el suyo, el suyo lo llevo dentro, y nos miramos a los ojos, convertidas en un sólo animal.

19 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen