27.4.10

sushi mental

Siempre pensé que lo suyo era tener el cerebro de un luchador de sumo y el cuerpo de una gueisha. Y cuanto más trabajo, más me convenzo de lo contrario. Mejor el cuerpo fuerte como un luchador de sumo, y la cabeza tranquila y sumisa. Y a poder ser, rubia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

chica nueva ..esto ... post nuevos en la oficina ?

almu dijo...

tenía puesto el horario Pacific Time en el blog, ya lo he cambiado. De todas formas, lo que hago en horarios de oficina me lo controlo yo solita.

mis largos pies dijo...

Así me gusta almu, ¡con caracter! Uy, parece ser que al final no quieres ser ni rubia, ni sumisa. Creo que voy a encontrar aquí cosa que me gustan, me quedo. Y te invito a visitarme, si te apetece.

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen