30.8.10

gracias, querido sofá

Llevo toda la mañana tumbada en el sofá, poniendo la tripa dura para pesar más. Para que se entere de que estoy aquí. De que le quiero. De que le apoyo en todas y cada una de sus decisiones. Especialmente ésta de sostenerme entre sus brazos, de sujetarme suavemente el cuerpo entero. Pero me voy a poner de costado, así a lo mejor llego a darle un beso con lengua y todo.

1 comentario:

JaPonYon dijo...

Yo primero verificaría que no fuera sofasa, los futuros del trigo a siete meses indican que no es un buen momento para una crisis de identidad sexual...

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen