8.5.13

sola


Hay mañanas que me miro en un cristal y me veo frágil, me doy cuenta de que no soy tan independiente o tan indemne, me veo como alguien a quien tengo que cuidar. Entonces suelo imaginarme desde fuera, me alejo de mí misma y camino detrás. Me sigo silenciosamente, me observo, cuidando que todo sea suave, que nada malo me afecte, que aunque estoy sola, yo estoy detrás.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen