5.12.13

Sobreactuada

A veces tu cabeza exagera las cosas sin permiso. Y ante tu asombro, escuchas cómo salen palabras de tu boca que ni siquiera piensas. O tomas decisiones que ni te van ni te vienen. O te pones tensa por auténticas estupideces. A veces tu cabeza exagera, sobreactúa, se pone histérica, y el resto de tu cuerpo observa con admiración las grandes aptitudes teatrales que tienes.


No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen