11.3.10

4 min.

Hoy ha venido un hombre a anunciarme que a partir de ahora mis días durarán cuatro minutos. En ese espacio de tiempo tengo que conseguir comer, beber, dormir, trabajar, fumar, sacar tres veces al perro y, de vez en cuando, divertirme. Desde que me lo ha dicho, ya han pasado dos semanas y lo único que consigo es bostezar.

3 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen