11.3.10

Básicamente follar

Una vez, hace mucho tiempo, hice una entrevista de trabajo. Yo tenía como 17 años y alguien me comentó que en no sé qué sitio, necesitaban azafatas para un congreso de medicina que duraba cinco días. Así que allí me llego yo, con una resaca descomunal, para conseguir dinero rápido. Y me citan en una oficina para hacerme una entrevista. Entro en un despacho, y la entrevistadora era una de esas pijazas de treinta y tantos, con la cara ajada y el pelo lleno de mechas rubias. Me pregunta mi nombre y cuando le suelto el apellido ella continua mi frase con un "de..." como esperando allí algo compuesto, como un apellido señorial. Yo intento no descojonarme y ella sigue: "¿has repetido algún curso?, y yo pensaba no, pero y a ésta qué le importa... y poco a poco yo me voy cansando, aquello me da dejando de interesar, y cada vez tengo menos ganas de soportar a la tía. Y cuando ella me pregunta "¿cuáles son tus hobbies?", yo, como quien no quiere la cosa, le digo "follar. Básicamente follar.". La pseudo rubia perdió los nervios de tal manera que salí de allí sin entender lo que decía. Pero sentí un placer que tardé bastante en volver a sentir.

8 Diciembre 2002

1 comentario:

Javier dijo...

A los 17 todo es tan "básicamente", ¿verdad?
Follar, joder a la pseudo-rubia... Tu mente te jugó una buena pasada :-)

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen