11.3.10

El estornudo

Acabo de estornudar, y al volver a abrir los ojos, me encuentro en las Montañas Rocosas. Entoy sentada en un coche y reduzco, mientras intento deducir a través de los espejos, qué tipo de automóvil es. Un Almera. Como no es el estilo de coche con el que yo cruzaría este paisaje, salgo, pego un portazo y decido hacer auto-stop. Entonces descubro que mi atuendo de fallera tampoco es el ideal. Así que vuelvo a meterme en el coche, y decido conformarme con lo que hay.

9 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen