11.3.10

Espejo tramposo

Mi espejo me juega a veces buenas y a veces malas pasadas. Cada mañana me levanto y me desnudo frente a él. Cuando es un domingo solitario y gris, es cuando más se ensaña. Pero no me importa. Lo disfruto, son días de soledad. Y me enseña un cuerpo infantil, o lleno de silicona, incluso a veces de animal. Lo malo es cuando llega el lunes, y me enseña la realidad.

15 Enero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen