12.3.10

L

Llevo varios días seguidos con la misma ropa. Haciendo las mismas cosas. Pensando poco y durmiendo demasiado. Saco al perro hacia donde él elige. No miro el reloj para nada y no contesto las llamadas. A veces me pasa. Y de pronto me levanto otra mañana, y me convierto en resuelve cosas. Como si trabajara para alguien que no fuera yo. Como si me dieran cuerda, o me pusieran pilas nuevas.

11 Mayo 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen