13.3.10

Lo que duele

Aye me empezaron la doler recuerdos, ausencias... y decidí curarme tapando, regañándome por lo que no hago y tengo que hacer, por el tiempo que desperidicio, porque no paro de hacer el tonto. Me estuve machacando con mis fantasmas un buen rato, hasta que vinieron a buscarme. Me di una vuelta en moto. Fue agradable, un alivio, conseguí olvidarme de mí durante un rato, hasta que me tragué el asfalto. Mientras me curaban la rodilla en un ambulatorio, lloraba, pero más que de dolor, lloraba por ser tan idiota, lloraba de risa.

13 Julio 2006

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen