15.3.10

Manco



Mi padre es manco. Y dice que, como todos los mancos, aún siente su brazo. Lo perdió en un accidente de coche hace ya muchos años. Mi tío, su hermano, iba conduciendo por una carretera secundaria, se salió, y terminaron dando vueltas de campana por la cuneta. A él no le pasó nada, pero mi padre se quedó manco, y mi tío desde entonces se siente culpable, se muere de remordimientos. Cada día desde hace ya años, llama a mi padre y le pregunta cómo está, y mi padre le contesta muy serio, como si hablara de sus síntomas con un médico. Le comenta si siente muy frío o muy caliente su brazo. Si le duele no se lo dice para no herir sus sentimientos, ya que mi padre no quiere que mi tío se sienta culpable por el accidente. Yo creo que, en parte, mi padre dice que aún siente su brazo para que mi tío crea que la pérdida no ha sido para tanto, ya que aún él siente su brazo. Y de tanto pensarlo, creo que mi padre y mi tío están los dos convencidos de que algún día recuperarán ese brazo.

31 Enero 2008

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen