12.3.10

museo

He entrado en un enorme museo, blanco, frío, y vacío. He ido recorriendo las salas, escuchando el sonido de mis pasos, hasta que he llegado al final de un ala del edificio. Cuando me he dado la vuelta para continuar mi camino, me he descubierto frente a una fila de japoneses que me observaban atentos y sorprendidos. La situación me ha puesto nerviosa. He intentado salir huyendo pero me he visto atrapada por un marco. No puedo salir de aquí. Cuando grito suena la alarma, pero nadie repara en mí como la causa. Así que paseo de un lado a otro. Estoy aprendiendo a ver pasar el tiempo, y cuando escucho pasos que se acercan pongo cara de madonna italiana, no vayan a moverme a una sala más pequeña, más aislada y peor iluminada.

26 Mayo 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen