13.3.10

tráfico

Mientras el tráfico me persigue, al otro lado del mundo, una niña en un templo se sienta en las rodillas de buda y ríe sin parar. Las paredes, llenas de monos, juegan al frontón con el eco de su risa, impidiendo que el sonido escape más allá de donde su padre la puede vigilar.

25 Agosto 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen