11.3.10

Vegetales

He descubierto que mi marido es un cactus. Delgado, alto, siempre pincha y es horroroso. Y es que a mí nunca me gustaron los cactus. A mí me hubiera gustado mucha más casarme con un abedul.

13 Diciembre 2002

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen