20.8.10

Ojalá

Ojalá pudiera subirme al tejado del edificio de enfrente y caminar sobre las tejas buscando un punto bonito hacia el que mirar en el horizonte.  O cabalgar por la ciudad vacía, sin rumbo fijo, a toda velocidad. O nadar mar adentro sin mirar atrás y sin importarme cómo podré regresar. O columpiarme durante horas y que después la tierra no se moviera al bajar. Ojalá no tuviera miedo. Ni vértigo. Porque todo esto que hago con normalidad, se me queda muy pequeño.

1 comentario:

JaPonYon dijo...

No pierdas la fe en el advenimiento de tus superpoderes, se te intuyen a punto de brotar, dos minutos más de cocción en tu cabeza :-)

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen