el lobo

Hay días que me siento un poco caperucita. Hoy, sin ir más lejos, tengo ganas de cruzarme con un lobo, darle un buen par de hostias y pegarme un revolcón con ese pedazo de leñador.

Comentarios

Cristina Calduch ha dicho que…
Muy interesante tu blog, te sigo. :)