El brazo


A mi padre le amputaron el brazo izquierdo tras un accidente de coche en el que conducía su hermano gemelo. Esto fue hace mucho tiempo, y desde entonces la relación entre los dos cambió radicalmente. Mi tío se siente culpable, cree que es a él al que le debería faltar un miembro, y mi padre le quita hierro al asunto hablando del tema con una naturalidad que a veces resulta hasta chocante. Afirma que aún es capaz de sentirlo, así que en las reuniones familiares, mi tío le pregunta con gran interés por su brazo inexistente, y mi padre le contesta como si le estuvieran preguntando por la salud de su mascota. Es curioso. Desde aquel accidente, mi padre se ha conseguido conservar mucho más joven que su hermano. Supongo que la culpa hace que uno envejezca antes.

Comentarios