13.3.10

airbag

Mi perro prefiere ser airbag. Dice que es más cómodo. Se sienta en el volante y cotillea el paisaje, y si ve que se nos acerca mucho alguien, hincha los mofletes y saca tripa. Lo malo es cuando mi cabeza le golpea, que no puede evitarlo, le da la risa y se mea.

16 Octubre 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen