11.3.10

almu


Llaman al timbre, escucho pasos rápidos, abro la puerta y no hay nadie. Pero en el suelo han dejado un cd. Entro en casa y lo escucho. Al principio no entiendo de qué va la narración. Una voz de mujer relata un parto, después un bautizo, después un año, después otro, después una comunión. Me descubro escuchando la narración de mi vida, de forma objetiva, sin descripciones, ni juicios, pero no reconozco esa voz. Estoy asustada. Mientras el disco avanza me pregunto en qué momento se terminará. Si escucharé mi propia muerte, si conoceré mi futuro, y me pregunto si se verá en dvd.

28 Abril 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen