11.3.10

Cruzando

Nada más atravesar el puente miré hacia atrás. Pero escuché algo, me volví a girar. Miré hacia abajo, me agaché, me tropecé, me incorporé, y olvidé en qué lado del puente acabé. Así que decidí tirarme al río. No sabía hacia dónde iba, pero al menos sabía que nadie me seguía.

14 Diciembre 2002

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen