11.3.10

De boda.

Tenemos que darnos prisa. Llegamos tarde a la boda y aún no estamos arreglados. Tenemos el dormitorio lleno de ropa tirada sobre la cama y el suelo, y por fin sabemos lo que llevaremos puesto. El se pondrá chaqué de invierno cuando termine de rellenarse el calzoncillo de calcetines, y yo un vestido rojo ajustado, con un escote que me junta las tetas y me las sube a la garganta.

13 Abril 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen