11.3.10

esperando los títulos de crédito

Camino por irregulares adoquines con mi sombrero de bombín y mi bastón, mientras silbo alegremente en una noche londinense nublada e iluminada por farolas de gas. La calle está desierta y un murciélago bailotea entre la luz y la cabeza de alguna prostituta, decorada con su hermoso sombrero de plumas que cubre su cabello rojo y éste cae sobre un chal. Las hojas secas de los árboles giran por el suelo y yo las pateo alegremente, recordando el camino hacia el río, en esta ciudad en blanco y negro, donde sólo las mujeres tienen color.
Mi papel está establecido, aunque nadie me ha informado si seré la estrofa de un tema de algún disco, la escena de una peli, o la introducción a una historia que alguien aún no escribió. Por eso sigo caminando alegremente, esperando que algún día encuentre un THE END que de paso a unos créditos donde por fin leeré quién soy yo.

12 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen