11.3.10

Subastada

Me han comprado en una subasta. Han pujado varias personas, hasta que un hombre mayor ha conseguido adueñarse de mí. Pero ha aclarado antes que no estaba interesado en la caja con mis cosas, que no la quería para mí. Así que me ha metido en su coche tapándome con su abrigo, y me ha llevado a una enorme casa sobre una playa de arena blanca donde sólo se oye el mar. Me ha dado una habitación llena de libros y mucha luz, con un olor muy suave que transmite tranquilidad. Y desde aquí estoy viendo cómo se adentra con mi caja en el mar. Vestido con un traje claro impecable, y nada hacia el horizonte. Pierde el sombrero entre las olas, sigue empujando la caja, hasta que se convierte en una mancha, y le pierdo, y no vuelvo a verle más.

27 Enero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen