Ir al contenido principal

Mujeres en el ejército soviético: Lyudmila Pavlichenko


Francotiradora. Nacida en Belaya Tserkov (Ucrania) el 12 de julio de 1916, estudió Historia en la universidad de Kiev y trabajó en un arsenal soviético, donde pertenecía al club de tiro de dicha fábrica.
En junio de 1941, a sus 24 años, Alemania ataca la URSS y Pavlichenko se alista entre los voluntarios de la  primera ronda.
Parece que, debido a su porte más de modelo (alta, bella, peinada, uñas pintadas, ropa muy cuidada...) que de estudiante soviética, el oficial encargado del reclutamiento la miró con tal asombro que Ludmila tuvo que sacar el carné de tiradora experta y de militante del Partido para que la tomaran en serio. El oficial seguía tan asombrado con su presencia casi burguesa que le recomendó alistarse en la Unidad Médica, a lo que ella se negó. Al final fue admitida en el Ejercito Rojo, en concreto en la 25 División de Infantería, como tiradora experta.
Sus primeras dos victimas fueron en Belyayevka con un Moisin-Nagant con una mira P.E. 4. Luego en dos meses y medio cerca de Odessa se anoto 187 bajas. Cuando los alemanes tomaron control de Odessa, su unidad fue enviada a Sevastopol en la península de Crimea. Allí se dota de un SVT-40 para reemplazar su Moisin-Nagant. Para Mayo del 42, Pavlichenko ya tenía el rango de Teniente y 257 víctimas confirmadas. En junio es herida por un mortero y sacada de Sevastopol en un submarino para así evitar que fuese capturada. Después de recuperarse se dedicó a labores de propaganda y organización, y fue nombrada Héroe Nacional.
Al final de la guerra se había anotado 309 victimas confirmadas, incluyendo 36 francotiradores enemigos.


Se crearon dos sellos en su honor:

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dispersión. Hasta cuándo

Esas madres planchando ropa de cama para que su preso pueda oler a casa.

Esos críos que se saben los bares de carretera en 1000 kms como la palma de su mano.

Esos cacheos insoportables y gratuitos a ancianos. Esas cabinas sucias cuando las demás están relucientes.

Esos kilómetros insoportables e injustos que tienen que soportar madres, padres, hijos y abuelos, porque su familiar está a cientos y cientos de kilómetros de su casa.

Esas ausencias. Esos silencios. Esos presos enfermos que no reciben la asistencia médica que necesitan porque el Estado español y el sistema penitenciario se ensaña con ellos.

Este finde a ver a mi hermano a 700 km y el que viene a mi amigo a 1000km. Qué economía sostiene eso.

Qué es la dispersión. Quién la inventó. Quiénes la mantienen. Dónde quedan los DDHH.

Qué sueñan esos niños. Qué sueñan esos padres. Qué sueñan esos hermanos. Qué pesadillas tienen.

¿Cuánto duran 45 minutos?

¿Te atreves a llorar cuando le ves?

¿Ven la luna llena desde esa cárcel?

¿Cuál e…

A pelo

Siento un terrible desprecio por aquellos que se aferran a las frases hechas para rellenar espacios de silencio necesarios. El tiempo lo cura todo. No estás solo. Mañana será otro día. Ante todo mucha calma. Pues despierta y calla porque el tiempo no cura nada. Tu gente muere, las heridas duelen, la realidad te pudre y tú envejeces más mal que bien, igual que todos. Con el tiempo solo aprenderás a convivir con tus ausencias y tus miserias, pero no esperes que los días se conviertan en vendas o tiritas. O te ayudas tú, o te hundes. Agárrate fuerte mientras te follan a pelo. Porque sí. Porque estás solo. Sobre ti solo está el cielo. Despierta. Abre los ojos. Y si no tienes nada que decir, cállate.

Michelangelo’s handwritten 16th-Century grocery list