14.10.15

el perro


Cuando mi perro aúlla y tiene pesadillas, nunca sé si despertarle, abrazarle, o ponerme una sábana blanca encima y explicarle que soy san pedro y que por fin ha llegado al cielo. A nuestro seno.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen