14.10.15

envenenada



Estoy envenenada. Por un líquido viscoso que me recorre por dentro. Me siento viciosa, lasciva, desnuda, en carne viva. Estoy tensa, lo que me duele me gusta, lo que me gusta me vuelve loca, desagradablemente excesiva. Casi ciega. Tan viva que debo estar dormida.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen