Ir al contenido principal

Colegas


Mi mejor colega se llama Paco y debe estar pasando un calor espantoso. Estamos a 35 grados y él ahora está trabajando. Su misión para llegar a fin de mes, es pasarse todo el día en una pista de aterrizaje del aeropuerto, trasladando maletas desde un avión a la cinta giratoria donde los viajeros recogen el equipaje. Cuando no hace calor, debe ser un trabajo entretenido, digo yo, vamos. Porque por él no lo sé, él nunca habla del tema. A veces suelta algún que otro comentario por la calle, como “esos carritos de niño son dificilísimos de plegar”, y ahí queda eso. Yo sin embargo no trabajo. Lo dejé cuando murió mi padre y heredé varios pisos que tengo alquilados. Era el encargado de la sección de colchones y alfombras del corte inglés, y viajaba constantemente. Pero sólo me daba tiempo a visitar el bar del hotel. Era una pesadilla. Por eso lo dejé. Ahora divago. Deambulo por la vida y se me da bien. La gente me pregunta si no me aburro, si no me deprimo, pero es como todo, que necesitas tu tiempo, un poco de entrenamiento. Ahora lo llevo bien, pero al principio recuerdo que me resultaba complicado inventarme cosas que hacer. Ahora no paro. Se me va el tiempo, se me pasa volando. No es que esté estresado, pero cuando me pongo a hacer algo, no sé por qué, nunca me da tiempo. Ayer decidí ponerme a lijar una estantería para pintarla después, y he visto que no acabaré por lo menos en un par de semanas. Por eso estoy tan liado. Sin embargo Paco, cuando sale de trabajar, nunca hace nada. A parte de beber cervezas en un bar, ver la tele o ensayar. Porque toca la guitarra eléctrica. No tiene un grupo, sino un colega que toca el órgano, y organizan karaokes por el barrio. La gente les pide canciones que quieren cantar, ellos las ensayan, y cada tres meses tocan y todo el barrio canta, todos saltan y gritan en un local. Se lo toma muy en serio. Yo nunca voy a verles o a escuchar. Yo siempre canto la misma: “Y yo sé que esta vez sin duda viene a por mí, acabaré con él, sí... algo tendré que hacer...”. Me gusta. Y la gente se la sabe y la corea. Es emocionante ver a todo el barrio animándote mientras tú agarras el micro y les miras con cara de malo desde el escenario. Luego, cuando bajas, te dan la enhorabuena.

 16 Junio 2005

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dispersión. Hasta cuándo

Esas madres planchando ropa de cama para que su preso pueda oler a casa.

Esos críos que se saben los bares de carretera en 1000 kms como la palma de su mano.

Esos cacheos insoportables y gratuitos a ancianos. Esas cabinas sucias cuando las demás están relucientes.

Esos kilómetros insoportables e injustos que tienen que soportar madres, padres, hijos y abuelos, porque su familiar está a cientos y cientos de kilómetros de su casa.

Esas ausencias. Esos silencios. Esos presos enfermos que no reciben la asistencia médica que necesitan porque el Estado español y el sistema penitenciario se ensaña con ellos.

Este finde a ver a mi hermano a 700 km y el que viene a mi amigo a 1000km. Qué economía sostiene eso.

Qué es la dispersión. Quién la inventó. Quiénes la mantienen. Dónde quedan los DDHH.

Qué sueñan esos niños. Qué sueñan esos padres. Qué sueñan esos hermanos. Qué pesadillas tienen.

¿Cuánto duran 45 minutos?

¿Te atreves a llorar cuando le ves?

¿Ven la luna llena desde esa cárcel?

¿Cuál e…

A pelo

Siento un terrible desprecio por aquellos que se aferran a las frases hechas para rellenar espacios de silencio necesarios. El tiempo lo cura todo. No estás solo. Mañana será otro día. Ante todo mucha calma. Pues despierta y calla porque el tiempo no cura nada. Tu gente muere, las heridas duelen, la realidad te pudre y tú envejeces más mal que bien, igual que todos. Con el tiempo solo aprenderás a convivir con tus ausencias y tus miserias, pero no esperes que los días se conviertan en vendas o tiritas. O te ayudas tú, o te hundes. Agárrate fuerte mientras te follan a pelo. Porque sí. Porque estás solo. Sobre ti solo está el cielo. Despierta. Abre los ojos. Y si no tienes nada que decir, cállate.

Michelangelo’s handwritten 16th-Century grocery list