11.3.10

Días

Hay muchos días que se olvidan. Que desaparecen en la memoria. Que no cuentan, porque probablemente no hiciste nada. Ni te encontraste con alguien. No hay huella de que ese día haya existido porque no te recuerdan a algo. Y hay muchos de esos. Pero como se olvidan y no cuentan, pasan a llamarse tiempo. Que a veces suena a erosión. A viento que arrastra y se lleva arena. Suena a desgaste. A papel de estraza rozando el mostrador y tirándolo todo al suelo. Yo no tengo ganas de recopilar mis días. Pero tampoco quiero borrarlos. Espero que simplemente no me pesen demasiado.

19 Marzo 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen