11.3.10

mis fiestas

Desde hace unos días me dedico a robar coches. Suelo elegir los que están limpios, tienen buena radio y un bonito color. Así que me dirijo a las calles más apartadas, y cuando me aseguro de que no hay nadie, me hago con el coche y lo llevo a mi jardín. Ya tengo casi veinte coches. Todos aparcados en fila, ordenados por el color. Me falta alguno violeta, naranja metalizado y uno plata para completar mi colección. Los lavo a todas horas, saco brillo, y los encero, y por dentro les paso el aspirador. Entonces me arreglo, me pinto los ojos, los labios, me sirvo una copa, y me hago una fiesta en los asientos atrás. Los delanteros los evito, ya que el retrovisor, con tanto movimiento, me suele dar. Me gusta mover las caderas sentada, mirarme toda pintada en el espejo, moviendo los hombros y pestañeando sin parar.

13 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen