Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

recuerdo nocturno

Me gusta despertarme de madrugada y escuchar el sonido de un coche que atraviesa la calle como si fuera un rompehielos rasgando con su casco el mar. Me gusta saber que mis padres duermen cerca, que sobre la silla me espera el uniforme del colegio como desmayado. Que todo está en orden mientras yo estoy sola, despierta, escuchando en mi cuarto, mientras los demás están sin estar. Las luces de la calle se reflejan sobre los armarios, imagino figuras, escenas en el patio del colegio, gente que me mira pero no me ve. Sueño despierta, dirigiendo suavemente la historia en mi cabeza, con el cuerpo flojo, a punto de morirme, a punto de caer inconsciente, a punto de despertar.

mi vecina

Hace poco hablé por primera vez con una vecina, y pensé que sería la última. No porque me caiga mal ni nada de eso, sino porque me dijo que la operaban al cabo de ocho días de un tumor, y el médico le había asegurado que no sobreviviría. Bueno, pues ya han pasado quince, y me la he cruzado en la escalera esta mañana. No me ha saludado, pero sigue viva.

Feliz cumpleaños

De un tiempo a esta parte, siento que nuestra relación no funciona. No sé, cuando le veo me aburro. Es que noto como que no hablamos el mismo lenguaje, no nos gustan las mismas cosas. Cundo paso tiempo con él, lo hago como un esfuerzo. Me parece tiempo perdido. Ya, suena fatal, ya lo sé. Nunca se lo había contado a nadie.

Hasta hoy. Hoy mi chico me ha preguntado qué quiero que me regale por mi cumpleaños. Y de pronto ha conseguido que me sienta como con prisa. Con ganas de que se vaya para volver a verle. Como si me hubiera puesto unos deberes apetecibles, y él me fuera a examinar nada más verme la próxima vez. Y oye, estoy nerviosa. O más. Ansiosa. Ansiosa por verle. No he redactado nada. Poque me he ido de compras toda preocupada, y el caso es que pensaba plantearme el tema entre tienda y tienda. Pero no me ha dado tiempo. El caso es que aquí estoy. He quedado aquí con él. Y no me había dado cuenta, pero empieza a llover. Qué raro. No viene. Y es extraño. Él nunca se retrasa. Pero n…