Ir al contenido principal

En huelga de hambre desde el 15O hasta el 20N



Juan Sánchez (a la izquierda) y Luis Fernández llevan en huelga de hambre desde el 15O. Bueno, para ser precisos, desde el primer minuto de la madrugada del 16, con lo que ya llevan 13 días a base de líquidos: agua, bebidas isotónicas, y algún café. Desde entonces pasan los días en la Puerta del Sol, y por la noche duermen en una pensión cercana. 


Se conocieron en DRY, en la marcha de Valencia a Madrid. "Como ahora, con el 15M, se habla con todo el mundo...", dice Juan, "pues nos conocimos allí. Pero yo me uní a la marcha desde Albacete. Así que charlamos, nos hicimos amigos, intercambiamos teléfonos..." "Yo es que no encuentro pastilla contra tanta indignación. Así que le propuse el tema de la huelga de hambre, y como encima él es el Presidente de la Asociación Nacional de Desempleados, pues mucho mejor".  Juan antes trabajaba en la Confederación Hidrógrafica del Júcar. 


Unos días después, se les unió Ignacio Martínez (en el centro), otro parado que antes trabajó en el campo, en la construcción, con maquinaria de obra... Sólo cuentan con dos sillas para los tres, y aunque Juan insiste en que físicamente están bien, en un momento de la entrevista se levanta de la silla y se marea. 


Durante nuestra conversación, se les acerca gente constantemente: a coger octavillas, a preguntarles qué necesitan... un chaval les regala el paquete de tabaco que lleva encima, y una compañera de Punto Sol viene a interesarse por ellos. 


Ayer se construyeron esta especie de invernadero, donde montaron una mini oficina en la que resguardarse de la lluvia, pero esta mañana la policía les ha obligado a desmontarlo, "con lo que, te puedes imaginar, que estando aquí a la intemperie, nuestro deterioro será mayor", puntualiza Luis. 


Me cuentan que el SAMUR ya ha venido 3 veces a lo largo de estos 13 días. "Vienen cuando quieren, la última vez fue ayer". Les hacen analíticas de sangre, de orina, un control de las constantes vitales y les pesan. 


Se acerca una chica a preguntarles qué necesitan,  y ellos contestan que apoyo económico para pagarse el hostal, pero sobre todo difusión. Ella les cuenta que también está en el paro. Luis comenta lo bien que se ha portado La Vanguardia al informar sobre ellos, cuando aparece uno de los chavales que están okupando el Hotel Madrid, y charlamos un rato sobre la decisión que ha tomado hoy la Junta Electoral. "Esta tarde hay que tomar la plaza. Que vengan todos. Esto no lo blinda ni dios", dice Luis, y el resto apoya firmemente su decisión. 


Este vídeo es una breve entrevista a Juan, que resume un poco todo lo anterior:


Juan Sánchez, en huelga de hambre, desde la Puerta del Sol from almu montero on Vimeo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dispersión. Hasta cuándo

Esas madres planchando ropa de cama para que su preso pueda oler a casa.

Esos críos que se saben los bares de carretera en 1000 kms como la palma de su mano.

Esos cacheos insoportables y gratuitos a ancianos. Esas cabinas sucias cuando las demás están relucientes.

Esos kilómetros insoportables e injustos que tienen que soportar madres, padres, hijos y abuelos, porque su familiar está a cientos y cientos de kilómetros de su casa.

Esas ausencias. Esos silencios. Esos presos enfermos que no reciben la asistencia médica que necesitan porque el Estado español y el sistema penitenciario se ensaña con ellos.

Este finde a ver a mi hermano a 700 km y el que viene a mi amigo a 1000km. Qué economía sostiene eso.

Qué es la dispersión. Quién la inventó. Quiénes la mantienen. Dónde quedan los DDHH.

Qué sueñan esos niños. Qué sueñan esos padres. Qué sueñan esos hermanos. Qué pesadillas tienen.

¿Cuánto duran 45 minutos?

¿Te atreves a llorar cuando le ves?

¿Ven la luna llena desde esa cárcel?

¿Cuál e…

A pelo

Siento un terrible desprecio por aquellos que se aferran a las frases hechas para rellenar espacios de silencio necesarios. El tiempo lo cura todo. No estás solo. Mañana será otro día. Ante todo mucha calma. Pues despierta y calla porque el tiempo no cura nada. Tu gente muere, las heridas duelen, la realidad te pudre y tú envejeces más mal que bien, igual que todos. Con el tiempo solo aprenderás a convivir con tus ausencias y tus miserias, pero no esperes que los días se conviertan en vendas o tiritas. O te ayudas tú, o te hundes. Agárrate fuerte mientras te follan a pelo. Porque sí. Porque estás solo. Sobre ti solo está el cielo. Despierta. Abre los ojos. Y si no tienes nada que decir, cállate.

Michelangelo’s handwritten 16th-Century grocery list