16.9.15

Camisa de fuerza


A veces cruzo los brazos para sujetarme. Para mantenerme recogida dentro de mi propio cuerpo y no largarme. A veces tengo tantas ganas de salir de mí, que me hago una camisa de fuerza con los brazos, y tengo que cruzar las piernas para no salir por abajo.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen