11.3.10

Ascensor

Me he quedado atrapada en un ascensor con un desconocido durante horas. Al principio hemos cruzado un par de frases, intentando liberarnos de ese encierro claustrofóbico, pero la sensación de agobio nos ha dejado sin fuerzas a los dos. Como si nos hubiera bajado la tensión. Y el resto del tiempo lo hemos pasado sentados en el suelo, fumando, evitando mirarnos, pensando en nuestra vida, refugiados en ese metro cuadrado que parecía más seguro que el exterior. Nos hemos oído reír, llorar, suspirar. Hemos pasado muchas horas muy cercanos y a la vez más lejanos, y cuando nos han sacado, nos hemos despedido con el aire de tristeza de un funeral.

18 Marzo 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen