11.3.10

Mi destino

Mi destino ha venido a saludarme. Yo estaba tranquila, al solecito, en el parque, mirando cómo mi perro olía rastros fantasmas, y de pronto se me ha acercado por detrás y se me ha presentado. Al principio, al verlo tan formal y respetuoso me he asustado. Pero después me he ido fijando, y mientras hablaba del buen tiempo que hace y de la guerra, me he fijado en sus rasgos cansados. Como si todavía no tuviera claras las cosas. Y me he quedado bastante tranquila al pensar que le estoy dando quebraderos de cabeza. Si mi destino estuviera relajado, entonces sí que me hubiera asustado.

10 Marzo 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen