11.3.10

Timbres

Hoy, cada vez que respiro suena un timbre. Si inspiro es "DING" y si expiro es "DONG". Y claro, es constante. Al principio me ha chocado, pero en seguida me he terminado por acostumbrar. Lo malo es que hay más timbres que he dejado de escuchar. Porque suena igual que el que avisa que la comida está hecha en el horno, o recalentada en el micro, o como cuando me llaman por teléfono, o el que indica que me vienen a buscar.
Ahora se me quema la comida, suena el teléfono y se me olvida contestar, pero lo más curioso es escuchar cómo los vecinos abren sus puertas constantemente y las vuelven a cerrar.

16 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen