11.3.10

Un post para mí


Supongo que va siendo hora de acomodarse por aquí. De ir cogiendo sitio y tratar de hacer las cosas lo mejor posible para mí. He estado mucho tiempo intentando huír. La imagen siempre borrosa por mi prisa en la escapada. Sin pensar en nada, veía pasar los días sin contar en años, hasta que por fin me veo con nitidez. Y veo todo el tiempo que se me ha escapado. Hay muchas cosas que no me gustan, pero parte de ellas las he ido intentando cambiar. Supongo que en una especie de evolución inconsciente que me ha hecho rechazar mucho de lo que tenía y ahora no estoy segura de haberme quedado sin nada. De haberme pasado limpiando. Pero nada de eso lo echo de menos, así que habrá que ir pensando en volver a empezar. A aprender cosas nuevas. A abrirme, que es lo que más me cuesta. Porque siento como si me hubiera creado una goma elástica alrededor de mi cintura y atada a mi casa para impedirme salir a ver las cosas. Siempre me convenzo con excusas, no sé si por miedo a volver atrás. La verdad es que no lo sé. Sólo sé que no puedo seguir así. Tendré que aprender a decir que sí. Que estoy aquí. Y que ya no tengo prisa.

 17 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen