11.3.10

Tormentas

De pequeña pensaba que las tormentas las hacía dios para asustarnos. Y con la mala leche de fotografiarnos a todos muertos de terror. Porque el relámpago era el flash de una cámara gigante capaz de captar una región entera, llena de animales asustados por el ruido y la furia de dios. Y no entedía cómo no hacía fotos de escenas alegres, como las que veía hacer yo: la vespa de mi padre, una tarta de cumpleaños o yo con algún disfraz. Siempre pensaba que dios nunca tendría a nadie dispuesto a mirar sus álbumes, que los vería enfadado, solo y en su oscuridad.

15 Febrero 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen