11.3.10

Una postal

He recibido la postal de un desconocido. Es una foto del Ganges con una vista preciosa de Benarés, con escalinatas que bajan al río llenas de gente y mucho color. Y desde donde dice este hombre que echa de menos nuestros paseos por el campo, nuestras largas conversaciones, nuestras risas, que piensa en mí constantemente y que le gustaría que viera aquello, pero que no piensa volver porque se ha enamorado como un loco y ha encontrado la felicidad. Le he contestado que estoy destrozada, despechada, que no me lo podía imaginar. Que me abandone en estas circunstancias, cuando todo iba a ir mejor. Le prometo felicidad si vuelve, haré lo que me pida, pero que no me deje, que le necesito para ser feliz. Y me tumbo en la cama a llorar desconsoladamente, hasta que me quedo dormida y sueño con un hombre horrible que me hace la vida imposible, hasta que se le larga a Benarés.

12 Marzo 2003

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen