Ir al contenido principal

¿Por qué la frase final de "El Castillo" de Kafka está a medias?


Kafka es considerado hoy día uno de los escritores más importantes de todos los tiempos, pero esto estuvo a punto de no ser así. En vida publicó dos colecciones de relatos, además de los que aparecieron publicados en revistas literarias de la época. Pero la mayoría de su trabajo fue publicado después de su muerte. Pero antes de que esto ocurriera, Kafka le había pedido a su íntimo amigo Max Brod que, en cuanto falleciera, se encargara de quemar todos sus manuscritos. Brod, consciente de la enorme calidad de sus textos, decidió ingnorar la petición apocalítica de su amigo, y "El Proceso", "El Castillo" y "America" fueron publicados póstumamente.

"El Castillo" es la última obra conocida del autor. Escrito con esa ansiedad existencial que le caracteriza, trata el tema recurrente a lo largo de su trabajo de la burocracia bizarra, la alienación y la culpa, con esa extraña fusión entre realismo y fantasía.

Front cover of the first edition of Kafka’s The Castle, 1926
La narrativa sigue a un protagonista llamado K. que se muda a un pequeño pueblo y trata desesperadamente de ponerse en contacto con las misteriosas autoridades que lo gobiernan desde un castillo fortificado. La novela se caracteriza por su ambiente sombrío y surrealista, desde donde Kafka refleja lo absurdo de la existencia.

Kafka comenzó a escribir esta novela en 1922, nada más llegar a la estación de montaña de Spindlermühle, que actualmente forma parte de la República Checa. En aquel momento ya estaba terriblemente enfermo de tuberculosis, pero había decidido terminar la novela en el transcurso de los próximos años.

No le dio tiempo.

Kafka murió de tuberculosis el 3 de junio de 1924, a los 40. Estuvo cerca de terminar "El Castillo", pero la frase final de la novela está a medias debido a su muerte prematura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dispersión. Hasta cuándo

Esas madres planchando ropa de cama para que su preso pueda oler a casa.

Esos críos que se saben los bares de carretera en 1000 kms como la palma de su mano.

Esos cacheos insoportables y gratuitos a ancianos. Esas cabinas sucias cuando las demás están relucientes.

Esos kilómetros insoportables e injustos que tienen que soportar madres, padres, hijos y abuelos, porque su familiar está a cientos y cientos de kilómetros de su casa.

Esas ausencias. Esos silencios. Esos presos enfermos que no reciben la asistencia médica que necesitan porque el Estado español y el sistema penitenciario se ensaña con ellos.

Este finde a ver a mi hermano a 700 km y el que viene a mi amigo a 1000km. Qué economía sostiene eso.

Qué es la dispersión. Quién la inventó. Quiénes la mantienen. Dónde quedan los DDHH.

Qué sueñan esos niños. Qué sueñan esos padres. Qué sueñan esos hermanos. Qué pesadillas tienen.

¿Cuánto duran 45 minutos?

¿Te atreves a llorar cuando le ves?

¿Ven la luna llena desde esa cárcel?

¿Cuál e…

A pelo

Siento un terrible desprecio por aquellos que se aferran a las frases hechas para rellenar espacios de silencio necesarios. El tiempo lo cura todo. No estás solo. Mañana será otro día. Ante todo mucha calma. Pues despierta y calla porque el tiempo no cura nada. Tu gente muere, las heridas duelen, la realidad te pudre y tú envejeces más mal que bien, igual que todos. Con el tiempo solo aprenderás a convivir con tus ausencias y tus miserias, pero no esperes que los días se conviertan en vendas o tiritas. O te ayudas tú, o te hundes. Agárrate fuerte mientras te follan a pelo. Porque sí. Porque estás solo. Sobre ti solo está el cielo. Despierta. Abre los ojos. Y si no tienes nada que decir, cállate.

Michelangelo’s handwritten 16th-Century grocery list