Ir al contenido principal

El ente 2. (Año 2004)

Siempre editamos los reportajes en la misma sala de avid, con el mismo montador. Un encanto de tío. Bueno, de señor. Pero esta mañana la sala era otra y el montador, una chica. No la había visto en mi vida. Como a la mayoría de la gente con la que me cruzo cuando recorro pasillos.
Saludo. Charlamos. Saco a Joseph O'Connor del bolso, y empezamos a cortar y pegar. En seguida me avisa de que ella, de inglés, ni palabra, con lo que nuestro diálogo termina siendo algo así como:
- Coge desde que dice "Mai famili" hasta "graitin bucs".
- ¿Aquí?
- Sí. O bueno, no. Un poco más tarde, en el "egggggt".
Al cabo de un rato comenzamos con los subtítulos. Me propongo como voluntaria para teclear, pero no le parece buena idea, y empiezo a dictar: "... mi hermana, Sinead O'Connor...", levanto la vista, y me sorprende encontrar ese nombre tan imposible, escrito correctamente. Seguimos: "Ishiguro... George Eliot... Salman Rushdie... Monica Ali..." ni una falta de ortografía. Y en seguida me siento idiota. No, eso es poco. Me siento la tipa más gilipoyas del planeta. Rídicula. Menuda estúpida. Y con mi peor tono de voz, pienso: "Qué estabas dando por hecho. Absurda". Hasta que me viene esa extraña satisfacción del que ha recibido una bofetada bien dada, en el momento apropiado, cuando se lo merecía.
Porque, no me jodas, si me he metido en google varias veces para ver cómo se escribían algunos.
El caso es que, al terminar, le pregunto: "¿Cuánto dura?", porque después tengo que meterlo en escaleta. Y me dice:
- vaya, casi tres minutos, es demasiado.
- ¿Demasiado? Que va, si no llega a tres, va bien.
- No, no puede ser. Un vídeo de tres minutos subtitulado se hace muy duro, muy cansado, demasiado. Nadie soporta leer en pantalla durante tanto tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dispersión. Hasta cuándo

Esas madres planchando ropa de cama para que su preso pueda oler a casa.

Esos críos que se saben los bares de carretera en 1000 kms como la palma de su mano.

Esos cacheos insoportables y gratuitos a ancianos. Esas cabinas sucias cuando las demás están relucientes.

Esos kilómetros insoportables e injustos que tienen que soportar madres, padres, hijos y abuelos, porque su familiar está a cientos y cientos de kilómetros de su casa.

Esas ausencias. Esos silencios. Esos presos enfermos que no reciben la asistencia médica que necesitan porque el Estado español y el sistema penitenciario se ensaña con ellos.

Este finde a ver a mi hermano a 700 km y el que viene a mi amigo a 1000km. Qué economía sostiene eso.

Qué es la dispersión. Quién la inventó. Quiénes la mantienen. Dónde quedan los DDHH.

Qué sueñan esos niños. Qué sueñan esos padres. Qué sueñan esos hermanos. Qué pesadillas tienen.

¿Cuánto duran 45 minutos?

¿Te atreves a llorar cuando le ves?

¿Ven la luna llena desde esa cárcel?

¿Cuál e…

A pelo

Siento un terrible desprecio por aquellos que se aferran a las frases hechas para rellenar espacios de silencio necesarios. El tiempo lo cura todo. No estás solo. Mañana será otro día. Ante todo mucha calma. Pues despierta y calla porque el tiempo no cura nada. Tu gente muere, las heridas duelen, la realidad te pudre y tú envejeces más mal que bien, igual que todos. Con el tiempo solo aprenderás a convivir con tus ausencias y tus miserias, pero no esperes que los días se conviertan en vendas o tiritas. O te ayudas tú, o te hundes. Agárrate fuerte mientras te follan a pelo. Porque sí. Porque estás solo. Sobre ti solo está el cielo. Despierta. Abre los ojos. Y si no tienes nada que decir, cállate.

Michelangelo’s handwritten 16th-Century grocery list